En la actualidad, seguimos cultivando la tierra igual que lo hicieron las generaciones pasadas, ya que es la forma tradicional con la que hemos convivido y crecido toda la vida.